La verdad no existe. La cuestión de la subjetividad en los grupos de discusión

Ayer estuve presentando los resultados de un proyecto para la Universidad Pompeu Fabra sobre el periodismo en la época de la transición democrática. Me habían encargado, a través del Colegio de Sociólogos y Politólogos de Catalunya, la realitzación de tres grupos de discusión con periodistas en activo durante la época de la transición.

Los grupos se enmarcaban en un projecto más grande, el proyecto PreTrans, que incluye la realitzación de diversas acciones, entre las cuales hay entrevistas, encuestas y análisis de contenido.

fotoprensabcn
Fuente: Blog del Proyecto PreTrans http://pretrans.upf.edu/

Durante la presentación surgió, cómo no, el tema de la subjetividad de la información. Antes de empezar la presentación alerté que los resultados tenían que interpretarse con cautela.

En primer lugar porque tres grupos suelen dar una información muy rica, que incluso se llega a saturar en algunos temas. Pero los perfiles de los participantes eran diversos (periodistas que trabajaban en medios ya existentes durante la época de Franco, periodistas que trabajaban en nuevos medios, y periodistas que trabajaban en medios afines al régimen franquista) y no fue posible recabar suficiente informacion que nos permitiera contrastar entre perfiles.

Pero, en este caso, el principal problema no era de saturación. De hecho, a pesar de que los perfiles eran diversos, hubo bastante similitud en sus relatos y en sus reflexiones. Y precisamente eso es lo que no acababa de cuadrar. Sí que es cierto que en algunos de los temas pude notar diferentes reacciones entre el grupo de periodistas que trabajaban en medios afines regimen y el resto. Fue el caso de las reflexiones entorno a los cambios en el mapa de medios, que implicaron el cierre o la privatización de los rotativos afines al franquismo y la aparición de nuevas revistas y periodicos. Pero fuera de este tema, el discurso global presentaba una coincidencia muy elevada.

A eso se le pueden dar dos interpretaciones. La primera es que los periodistas que trabajaban en los medios afines al régimen no eran necesariamente afines al régimen. Ideológicamente se podían situar, incluso, a la izquierda de los periodistas que trabajaron siempre en otros medios. Y las reflexiones de algunos de esos periodistas no tenían nada que ver con las que yo me había esperado oir antes de hacer los grupos.

Pero luego está la de la memoria selectiva, y la de la corrección política. El relato que hacemos hoy de lo que pasó hace cuarenta años necesariamente está mediado por una re-interpretación de la historia.  Los participantes en los grupos tenían todos más de 60 años y algunos rozaban los 80. Pero hablaban de hechos que sucedieron cuando tenían entre 20 y 30 años. Entre los 20 y los 80 la gente cambia, y cuando relata el pasado escoge aquello que más cuadra con el yo actual y redibuja lo que no acaba de encajar. Y más si ha pasado todo lo que ha pasado en España durante estos 40 años.

Y esta reinterpretación, en un contexto de grupo de discusión, es todavía mayor. Porque si no nos queremos oir a nosotros mismos explicando historias que no cuadran con nuestro yo actual, menos aún cuando estamos rodeados de gente. Ahí, el maquillaje inconsciente es todavía mayor, y explicamos y refrendamos lo que cuadra más con las historias de otros miembros del grupo. Curiosamente, hubo mucho consenso y poco disenso: las historias de uno se ampliaban y concretaban con las historias de otro, pero pocas veces se manifestaron opiniones contrarias o se discutieron diferentes versiones o interpretaciones de los hechos. Cosa que no es tan habitual en los grupos de discusión, donde a veces se generan discusiones encontradas, o se organizan “bandos” que opinan diferente o que defienden visiones distintas entorno a un mismo hecho o cuestión.

Entonces… todo esto hace que los grupos de discusión no sirvan? que la información recogida no sea válida? En absoluto! El material recogido es muy rico en reflexión y en anécdotas que ilustran muy bien cómo fue esa época de nuestra historia. Simplemente hay que tener en cuenta el contexto en que se produce esa información. Antes de iniciar el proyecto ya hablamos de todas estas cuestiones y durante la dinamización y el análisis lo tuve muy en cuenta.

Y el resultado de todo este proceso no es más que una pieza en un puzzle que combina diferentes técnicas y acciones de investigación que se complementan entre ellas.  Tres grupos dan una información determinada. Pero si esta información se contrasta y se complementa con la que obtenemos a través de otras técnicas cuantitativas y cualitativas  tenemos un resultado muy rico y completo.

La verdad no existe. Pero existen múltiples subjetividades que, sumadas, contrastadas y analizadas de manera crítica nos permiten comprender mejor la realidad que nos rodea.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s