Series para entender la realidad que nos rodea

Después de unas merecidas vacaciones he vuelto al trabajo, y, con la vuelta al trabajo, toca recuperar el Blog, que lleva en stand by desde julio.

Dicen que las vacaciones son para descansar y yo, como mínimo, eso es lo que hago. Desconecto tanto que cuando vuelvo al trabajo he olvidado hasta la contraseña del ordenador, la clave secreta de la alarma y algún año hasta me he equivocado de camino a la hora de ir al despacho!!! De ello se deriva que en verano poco método…. pero mucha montaña, mucha piscina y compartiendo muy buenos ratos con la familia y los amigos. Y, también, muchas series. Así que, como de método no voy a poder hablar mucho, hablaré de series.

Hace ya unos añitos que ando enganchada al tema de las series. Las miro por la noche, en el ordenador, cuando estoy tan cansada que no tengo ánimos ni para leer, y las voy siguiendo capítulo a capítulo, temporada a temporada. Y en verano, cuando el sol aprieta, o después de una excursión durilla, pues me miro la serie tumbada en el sofá y descansando de lo duro que es estar de vacaciones, o con toda la familia, por la noche, con el proyector y acompañada de un frankfurt y unas palomitas (eso es vida).

Algunas series me duran casi todo un año, como la fantástica  The wire, con ese retrato tan duro de la droga, los políticos y los trapicheos  en la ciudad de Baltimore. Otras, como Borgen me enganchan tanto que me tienen en vilo, y se me acaban demasiado rápido, dejándome con una sensación de pérdida inconmesurable cuando llego al último capítulo.

Las series que más me gustan son las que explican la realidad. En cambio, series como Juego de tronos, no me enganchan en absoluto. Probablemente porque lo que me gusta de las series es que es como asomarse a una ventanita y ver lo que pasa en otros sitios o en otros ámbitos que caen lejos de mi día a día pero que son reales. No se si me explico.

Borgen_Serie_de_TV-991609197-mainCon Borgen , por ejemplo, llegó un momento en que Birgitte era como si fuera mi vecina, a la que veo cada día. Y, encima, pudiendo seguirla en todos sus movimientos y en todos sus roles diarios: como política pero también como madre, como esposa, como amiga o como mujer (cosa que con mi vecina no puedo hacer). Pero además de seguir a Birgitte, la serie da claves que ayudan a entender mejor los vericuetos de la vida política: los escarceos de la oposición, la relación con la prensa, el papel de los asesores de imagen, los conflictos entre la vida personal y pública de los personajes políticos… Y es una manera de entender la realidad que va más allá de lo que se puede entrever leyendo la prensa y siguiendo la actualidad política día a día. Y, con las distancias pertinentes, estoy segura que existen muchos paralelismos entre las “peripecias” de Birgitte cuando accede a la poítica con lo que están viviendo día a día Ada Colau en Barcelona o Carmena en Madrid.

House_of_Cards_Serie_de_TV-644965875-mainY si Borgen retrata lo difícil que es mantener la integridad cuando se juega en el ruedo político, está su opuesto, House of Cards, donde acabé literalmente enganchada a la pareja Underwood y sus tejemanejes para acceder al poder y mantenerse en él a cualquier precio (mira que son malos, pero consiguen caer bien!!!). Es otra visión completamente distinta de la vida política, pero que, desgraciadamente, también explica muchas cosas de las que están sucediendo hoy.

The_Wire_Bajo_escucha_Serie_de_TV-680717276-mainLo de The Wire tiene también un transfondo increiblemente real que ayuda a comprender mejor la realidad que nos rodea. Cuántas veces, desde que la vi, me he topado con noticias o sucesos que parecían sacados de la serie, igualitas a las historias con que se enfrenta el departamento de policía de Baltimore!!! Desgraciadamente también, un retrato de la sociedad que no vemos pero que está ahí, y que de vez en cuando emerge a la luz.

Gomorra_Serie_de_TV-665902657-mainY siguiendo con los bajos fondos, este verano le ha tocado el turno a Gomorra y la mafia italiana. A mi entender un retrato maestro, muy en la línea del neorealismo italiano de Da Sicca o Antonioni, que ayuda a explicar la vida y los comportamientos de los miembros de un clan mafioso que trafican, matan y se pelean entre ellos sin salir de los suburbios de Nápoles. El retrato de los Savastano, rodeados de dinero y de kistch en la mansión que han construido en medio de Secondigliano (el barrio más peligroso del mundo), es alucinante. Igual que el de todos los demás miembros del clan, empezando por Ciro di Marcio -que quiere a toda costa desbancar a los jefes del clan -, los “viejos” fieles Don Pietro Savastano – el jefe del clan – y los “jóvenes”, desestructurados, enganchados a la droga, a los videojuegos y a la violencia. Todos ellos, sin embargo, atados a ese barrio, tengan el dinero que tengan. Pero, sobre todo, lo que más me ha impactado ha sido el retrato de la Barcelona del hotel vela y de los mafiosos que invierten en las oficinas de la zona franca. Un retrato que no puedo evitar contraponer a la Barcelona que yo conozco – pero que evidentemente es sólo una de las muchas Barcelonas que existen – y que me pone los pelos de punta.

Ahora se me han acabado las vacaciones, y también las series. La próxima temporada de Gomorra está anunciada para 2016, y se habla de que House of Cards también tendrá nueva temporada… pero de momento hay que esperar. Por lo de las vacaciones poco puedo hacer. Como no creo en la lotería, lo único que me queda es esperar a que llegue la Navidad. Pero con lo de las series no me apetece esperar… ¿Alguien tiene una buena recomendación para pasar el otoño?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s