El peligro de sacar conclusiones a partir de información parcial

He aquí una foto con una historia curiosa, que nos permite reflexionar sobre lo fácil que es equivocarnos en nuestras interpretaciones y sobre cómo puede llegar a variar nuestra mirada en función de la información de que dispongamos.

The meaning of 9_11's most controversial photo

Se trata de una foto tomada el 11 de septiembre de 2001 por un prestigioso fotógrafo de la agencia Magnum, Thomas Hoepker. En ella vemos un grupo de neoyorquinos charlando bajo el sol en un parque de Brooklyn. Detrás de ellos se ve la nube de humo resultante del impacto de los aviones lanzados contra las torres gemelas que mataron a casi 3.000 personas.

Parece ser que Hoepker renunció en su momento a publicar esta foto. Pero que en 2006, cinco años después del ataque a las torres gemelas, la foto fue publicada y el crítico y columnista Frank Rich escribió sobre la foto de Hoepker en el New York Times. Rich comentaba en su columna que la imagen de un grupo de americanos relajados y tomando el sol, sin hacer caso de la masacre que se desarrolla detrás suyo, constituía una alegoría del individualismo de la sociedad americana, y de su incapacidad de aprender de ese día trágico.

Poco después, David Plotz contestaba a Rich, poniendo en cuestión su interpretación. Según Plotz, las cinco personas retratadas en la fotografía estaban precisamente reunidas comentando el ataque y buscando la compañía de otros ante la magnitud de la tragedia. En lugar de pasotismo, como Rich sugería, Plotz afirmaba que la foto era un retrato de la implicación y el compromiso cívico de los americanos.

Pero el caso es que poco después uno de los protagonistas de la fotografía refutó ambas interpretaciones. Se trataba de Walter Sipser, un artista de Brooklin, que se identiricó como la persona sentada en la sombra, a la derecha de la imagen. Sipser señalaba que, lejos de lo que afirmaban tanto Plotz como Rich, él y su novia, estaban, en realidad, “en un estado profundo de shock e incredulidad”. En su artículo, Sipser llama la atención sobre la facilidad con la que una fotografía puede ser manipulada y mal interpretada y comenta irónicamente “a pesar de todo, es agradable que le describan a uno como un joven: en el momento en que se tomó la fotografía, yo tenía 40 años”.

La realidad, igual que las fotografías, puede ser manipulada y mal interpretada. No siempre es fácil conseguir toda la información relevante que nos ayude a entender lo que vemos o oímos. Pero pienso que mi trabajo, como socióloga, es intentar obtener la máxima información posible sobre una realidad para poderla analizar. Es fundamental tener en cuenta tanto el contexto en que se desarrolla aquello que analizamos como las diferentes perspectivas o puntos de vista de las personas implicadas. Sólo de esta manera podemos evitar sacar conclusiones equivocadas a partir de información fragmentaria y parcial. Como sucedió en este caso.

Ver artículo completo en “The Guardian”: The meaning of 9/11’s most controversial photo | Jonathan Jones | Comment is free | theguardian.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s